El nuevo edificio corporativo de RAGHSA, Centro Empresarial Libertador, alcanzó nivel Gold en LEED, un sistema de certificación de edificios sustentables desarrollado por el United States Green Building Council (USGBC).

Los proyectos que alcanzan esta certificación presentan un compromiso con el medioambiente y la sociedad en general y ofrecen espacios saludables y confortables para sus ocupantes. En el caso de Centro Empresarial Libertador, una de las torres corporativas de alta gama más grandes del país, se logró la certificación LEED GOLD que implicó incorporar estrategias de cuidado del medioambiente en distintos rubros como el ahorro de agua, el tratamiento del terreno, la reducción del gasto energético, el cuidado de la atmósfera y, en particular, el confort del interior. “Centro Empresarial Libertador incorpora artefactos sanitarios eficientes y grifería de bajo consumo que ayuda a reducir el consumo de agua en más de un 35%.

También se incorporaron especies vegetadas nativas o adaptadas, lo cual reduce la cantidad de agua que se necesita para riego, y al mismo tiempo se recupera agua de lluvia y se utiliza para tal fin. Es importante maximizar las visuales hacia el exterior y el contacto con la naturaleza, que tiene un gran impacto en la calidad del ambiente para los usuarios del edificio” explicó Nicole Michel, directora de Sustentabilidad del Estudio Grinberg, asesores en eficiencia energética a cargo del proyecto. En cuanto a los procesos constructivos, el USGBC establece algunos procedimientos obligatorios para obtener la certificación, entre los cuales se destaca el cuidado del terreno durante la obra.

Se debe proteger el ambiente dentro del cual se inserta el edificio teniendo en cuenta la contaminación del agua, del aire y de la tierra. En Centro Empresarial Libertador se implementó una estrategia de reducción de residuos que permitió reutilizar o reciclar gran parte de los desechos de obra y se desvió más del 75% de los residuos que de otra forma irían a relleno sanitario.

Un bastión fundamental de la certificación LEED es la calidad del aire dentro del edificio desde su construcción. Para tal fin, es necesario cuidar la elección final de materiales, ya que algunos de ellos pueden generar compuestos orgánicos volátiles que eventualmente y con el paso del tiempo podrían resultar dañinos para los ocupantes.

Además, el edificio cuenta con un sistema BMS (Building Management System) que ayuda a darle un mayor control al equipo de operación y mantenimiento, ya que genera alarmas si hay alguna dificultad, como por ejemplo los sensores de dióxido de carbono que se utilizan en espacios densamente ocupados. “Está prohibido fumar a menos de 8 metros de la entrada al edificio para garantizar la calidad de aire interior. Además, se promueve el uso de transportes alternativos no contaminantes con un estacionamiento especial para bicicletas y vestuarios para ciclistas, además cocheras en ubicaciones preferenciales para vehículos de baja emisión de contaminantes” explica Mariano Vega, Gerente General de RAGHSA.

Además, Centro Empresarial Libertador cuenta con colectores solares para la generación de agua caliente, por lo que un porcentaje de la energía que se consume es energía renovable. Gracias a estos paneles y a las especificaciones generales del edificio, se alcanzó una cifra de ahorro energético de más del 23%. El ahorro en iluminación es de un 50%, un 35% en ventilación y aire acondicionado y un 5% en consumo de bombas. La certificación se obtiene cuando el edificio está terminado, puesto en marcha y en muchos casos, ocupado.

Desde el comienzo, LEED busca que se prioricen zonas urbanas con cercanía a transporte público y servicios que permita que uno pueda ir caminando a otros sitios, que es lo que reduce el uso de vehículos privados más contaminantes. Además, hay consideraciones de arquitectura como la elección de los vidrios que permiten la entrada de luz natural al mismo tiempo que reducen la radiación solar y permiten la reducción del consumo energético. Todas estas estrategias generan mayor productividad y menor ausentismo para las empresas.